Mes: febrero 2014

La incidencia de los horarios comerciales en nuestras vidas

Posted on Actualizado enn

Por J. R. Humada (@JRHumada)

horariosReflexionar sobre la incidencia que la ampliación o disminución de los horarios comerciales tiene sobre nuestras vidas, puede parecer “a priori” un tanto baladí y superfluo.

No obstante lo anterior, creo que merece la pena hacerlo, pudiendo afrontarlo desde una diversidad de enfoques, el económico, el sociológico referido a las de modificaciones de nuestros hábitos y costumbres, el laboral, y seguro que alguno más que se me escapa.

Sobre el enfoque económico, probablemente el más engorroso y farragoso de todos, hay suficientes estudios y análisis, y con una solvencia mucho mayor de la que yo pueda aportar, por lo que no me detendré demasiado en él, tan sólo lo justo para aportar algún dato que me ha llamado la atención.

Frente a la creencia generalizada, de que un mayor número de horas, o de días semanales de apertura, no aportaría ningún incremento a la demanda, parece ser que los estudios realizados con motivo de la ampliación al máximo de 90 horas semanales supondría un crecimiento del 0.19% de incremento de ésta, por cada hora de ampliación, eso sí, fijando el tope en 90, a partir del cual no hay incremento marginal apreciable.

Mientras que en el caso de la ampliación de los festivos este incremento es del 0.15% por festivo que se incrementa, no dándose, en este caso, ninguna limitación por el número de festivos que se amplíe.

Según este análisis, el posible impacto de una liberalización total de horarios en nuestro país, podría suponer, referido a 2012, un incremento del 1.95% del PIB, y un hipotético incremento del empleo en el entorno de los 400.000 nuevos puestos de trabajo.

Son datos que no entro a valorar, y que en un entorno de crisis económica, como la que estamos padeciendo, pueden verse muy seriamente alterados.

El segundo enfoque, referido a la modificación de nuestros hábitos y costumbres, se viene produciendo de manera constante desde hace algunos años, fundamentalmente desde la aparición y proliferación de las grandes superficies, para culminar en los actuales grandes parques comerciales y de ocio, que, al parecer, han reconvertido nuestra necesidad de surtirnos de productos de consumo, más o menos cotidianos, en una nueva forma de esparcimiento y ocupación del tiempo libre para un gran número de personas, todo ello, independientemente de la edad, y no me atrevo a afirmar que también de la condición social, pero si abarcando un amplio espectro en lo referido a la capacidad adquisitiva.

Esto está representando que los festivos de apertura se sitúen, con carácter general, en el tercer día de mayor venta de la semana, y en muchos casos en el segundo.

Parece evidente que las profundas trasformaciones sociales producidas en nuestra sociedad en un buen número de aspectos, pero de forma muy especial en el entorno familiar con la masiva incorporación de la mujer al trabajo, han afectado también a los hábitos de compra, con desplazamientos hacia los extremos de los tiempos de apertura en algunos casos, dado que las horas centrales pueden coincidir con el tiempo de trabajo de un importante número de personas, pero también, con un flujo constante debido a que, los horarios tradicionales de prestación del trabajo también se han visto modificados en un importante número de empleos y profesiones.

Todas estas trasformaciones y modificaciones, de buena parte de los parámetros y estándares, tanto en los empleos tradicionales, aunque menos en algunos de ellos, como, y sobre todo, en las nuevas profesiones, nos llevan a necesitar/desear disponer del mayor tiempo de apertura de los comercios para poder realizar nuestras compras con la mayor comodidad.

Pero, además de lo anterior, creo que se ha producido, con este tema, algo similar a lo que nos ha ocurrido con la telefonía móvil, que ha pasado de ser, en muchos casos, rechazada, a resultar indispensable que nos podamos comunicar en cualquier momento y lugar en que lo necesitemos o nos apetezca.

Creo que, con la posibilidad de comprar, nos ha ocurrido algo parecido, pasando de cubrir una necesidad, a tener la necesidad de poder comprar lo que nos apetezca, y de forma inmediata en el momento en que nos apetezca.

En estos aspectos, da la impresión que nos hemos pasado a ser una sociedad compulsiva e inmediatista, convirtiendo necesidades, reales pero aplazables, en imperativas y de atención instantánea.

En lo referido a los aspectos laborales del tema, todos los cambios efectuados en los en los roles sociales, y con ellos en los hábitos de consumo, provocan, al menos dos efectos, ambos con componentes negativos para los empleados del sector.

De un lado, los variables flujos de afluencia de clientes provocan que, para alcanzar las cotas óptimas de productividad, las empresas estén cambiando el paradigma de empleo a tiempo completo y con jornada continuada, por empleo a tiempo parcial, y del que queda a tiempo completo, con sus  jornadas partidas y grandes espacios entre las prestaciones de las mismas.

Este doble efecto, unido a la apertura de los 365 días del año, 363 para ser exactos, representa una implosión de las estructuras familiares tradicionales, con un impacto muy negativo en la conciliación de la vida laboral y familiar, máxime si ambos cónyuges están empleados en el sector del comercio.

Para ir concluyendo, 90 horas semanales durante las 52 semanas del año, es posible que representen un importante beneficio para la economía nacional y para el crecimiento del empleo, esto representa 12´85 horas diarias de apertura comercial durante prácticamente todos los días del año.

Esto parece concordar bien con nuestra condición de consumidores acomodados a tener a nuestro alcance lo que deseamos y justo en el momento en que lo deseamos. Pero todo ello incide negativamente en nuestra condición de trabajadores deseosos de una vida familiar en la que poder gozar de tiempo para disfrutarlo con nuestro entorno, pareja, hijos, incluso amigos.

Cuadrar ese círculo aparece, cuanto menos, una tarea ardua y difícil de alcanzar, tan sólo el esfuerzo y la voluntad de las partes, administración, empresas y trabajadores, abandonando todos posiciones maximalistas hará posible que la liberalización de los horarios comerciales que se está realizando de forma constante, además de resultar beneficiosa para la economía, el empleo y las empresas, permita conciliar nuestros intereses, a veces contrapuestos, como consumidores, y empleados de un sector en constante crecimiento.

Anuncios

Deberes del empresario como deudor de la seguridad y salud en el trabajo

Posted on Actualizado enn

La posición típica del empresario en el sistema de la seguridad y salud laboral es la de deudor.

Tal posición de deudor se reconoce, en el convenio de la OIT nº 155, que pormenoriza los deberes patronales de garantizar la seguridad de los lugares de trabajo, maquinaria, equipos, procesos, etc.

El artículo 16 del referido Convenio es flexible, en cuanto a la exigencia de dichos deberes empresariales, que supedita a lo “razonable y factible”.

Art 16 Convenio 155 OIT

1. Deberá exigirse a los empleadores que, en la medida en que sea razonable y factible, garanticen que los lugares de trabajo, la maquinaria, el equipo y las operaciones y procesos que estén bajo su control son seguros y no entrañan riesgo alguno para la seguridad y la salud de los trabajadores.

2. Deberá exigirse a los empleadores que, en la medida en que sea razonable y factible, garanticen que los agentes y las sustancias químicas, físicas y biológicas que estén bajo su control no entrañan riesgos para la salud cuando se toman medidas de protección adecuadas.

3. Cuando sea necesario, los empleadores deberán suministrar ropas y equipos de protección apropiados a fin de prevenir, en la medida en que sea razonable y factible, los riesgos de accidentes o de efectos perjudiciales para la salud.

Por otra parte la Directiva 89/391/CEE contiene una regla de exigencia de deber empresarial donde el empresario deberá garantizar la seguridad y salud de los trabajadores.

Artículo 5.1 de la Directiva 89/391/CEE

El empresario deberá garantizar la seguridad y salud de los trabajadores en todos los aspectos relacionados con el trabajo.

También el Estatuto de los Trabajadores en sus artículos 4.2.d y 19.1 reconocen implícitamente la obligación contractual del empresario en materia de seguridad y salud en el trabajo.

Artículo 4.2.d ET

2. En la relación de trabajo, los trabajadores tienen derecho:

   d. A su integridad física y a una adecuada política de seguridad e higiene.

Artículo 19.1 ET

1.  El trabajador, en la prestación de sus servicios, tendrá derecho a una protección eficaz en materia de seguridad e higiene.

La educación sobre la salud y la seguridad en el trabajo se ha dirigido, primordialmente, a los directivos responsables de la seguridad y  a los médicos de empresa. Hay que tener en cuenta que los directivos tienen la responsabilidad de planificar, organizar y controlar las actividades laborales de las empresas, ya sean públicas o privadas en todos los sectores.

Cualquier trabajo de responsabilidad supone la adquisición de los conocimientos pertinentes y de las destrezas adecuadas para llevarlo a cabo.

La dirección de la salud y la seguridad en el trabajo dentro de una organización compete cada vez más a los directivos de los distintos niveles jerárquicos. Se trata de una competencia que requiere la adecuada asunción de responsabilidades y la autoridad suficiente para ordenar los recursos necesarios. Los conocimientos y destrezas para hacerse cargo de estas competencias configuran el currículo de la educación de directivos en materia de seguridad y salud en el trabajo.

En realidad las destrezas y conocimientos necesarios son comunes a todas las funciones directivas y son más importantes que los conocimientos especializados. Estos conocimientos comunes constituyen la base de cualquier cargo de gestión.

Respecto a los deberes del empresario existen cuatro:

1. Deber de seguridad y diligencia empresarial en la acción preventiva

2. Deber general de protección y obligaciones específicas de seguridad y salud laborales.

3. El deber de protección en las relaciones laborales especiales.

4. El deber de protección en las Empresas de Trabajo Temporal

Pero, aun siendo cada uno de ellos igual de importante que el anterior nos centraremos en el “deber general de protección y las obligaciones específicas de Seguridad y Salud Laboral”, lo cual es el desarrollo de nuestro trabajo y en el que explicaremos de manera íntegra su contenido.

Interesante encuentro de empresarios y profesionales con la Inspección de Trabajo y Seguridad Social

Posted on Actualizado enn

Presentacion JornadaAMADE, principal organización empresarial del sector de la dependencia, organizó el 25 de febrero en el salón de actos de CEOE en Madrid una Jornada formativa sobre Empresa e Inspección de Trabajo, en colaboración con el Foro Técnico de Formación, iniciativa que cosechó una excelente acogida tanto en asistencia de público como en posterior valoración.

Presentó la jornada Javier Gómez, Presidente de la patronal convocante, quien trazó el perfil de los intervinientes y justificó la oportunidad de abordar una materia como ésta, de indudable interés para las empresas.

La Empresa ante la Inspeccion de TrabajoLa primera ponencia corrió a cargo del abogado y docente Carlos Javier Galán, autor del  libro titulado precisamente La empresa ante la Inspección de Trabajo, quien detalló en su intervención cuáles son las funciones legalmente atribuidas a la misma, qué facultades tienen los inspectores y a qué limitaciones están sujetos, cómo se desarrolla la actuación inspectora y qué tramitación se sigue en los expedientes sancionadores. El director del despacho Alberche Área Jurídica realizó una exposición con enfoque didáctico y práctico, que dio pasó a un coloquio en el que los asistentes plantearon interesantes cuestiones.

En el segundo bloque del programa se llevó a cabo una mesa redonda que ofreció oportunidad de contrastar las distintas perspectivas en relación con la materia abordada, y que fue presentada por Pilar Ramos, directora general de AMADE, y moderada por la abogada Mª Paz Cotarelo, Vocal de Formación de esta organización.

Mesa Redonda

Beatriz Aguirre, directora de relaciones laborales de CEIM, aportó la visión institucional del empresariado madrileño. Recordó que “la legislación no basta por sí sola para cambiar las cosas” y que “hay que generar cultura empresarial”, potenciando también los otros aspectos de la Inspección además de la vigilancia: el asesoramiento y la asistencia técnica. Reclamó a la Inspección de Trabajo y Seguridad Social homogeneización de criterios para conseguir una mayor seguridad jurídica y pidió que cumpla su labor no desde la extrema rigidez sino teniendo en consideración la complicada situación a la que se enfrentan hoy las empresas.

El también abogado Antonio Trimiño, responsable de relaciones laborales del multinacional Unísono, habló desde su experiencia profesional ante la Inspección, comentando de forma directa y amena tanto los aspectos positivos como los negativos. Especialmente tuvo palabras de elogio hacia la labor de mediación de la ITSS en conflictos de carácter colectivo.

La voz de la propia Inspección de Trabajo estuvo presente a través de Paloma Urgorri, Jefa de la Unidad Especializada de otras Áreas en Madrid, quien informó de la actualidad de la ITSS en esta comunidad: actuaciones de lucha contra el empleo irregular, informes emitidos en expedientes colectivos, incipientes y novedosas experiencias en materia de mediación, o campañas en materia de contratación temporal o en igualdad, entre otras cuestiones. La representante de Inspección atendió además, de forma pedagógica y pegada a la realidad práctica, numerosas cuestiones planteadas tanto por la propia mesa como por los asistentes.

Cerró el turno de intervenciones José Pablo Aramendi, titular del Juzgado de lo Social nº 33 de Madrid, que abordó aquellos aspectos en los que la Justicia tiene relación con la Inspección: la posibilidad que tienen los órganos jurisdiccionales de recabar informes de ésta, la revisión judicial de las resoluciones sancionadoras o la resolución de los procedimientos de oficio que puede plantear la ITSS.

El Equipo de CienXCienPersonas, el cual se encontraba entre el público, pudo compartir el acto con el resto de asistentes, entre los cuales se encontraban representantes de despachos de reconocido prestigio como CECA MAGAN abogados, Directores de Recursos Humanos, de la talla de Yolanda Ramírez, Técnicos de PRL  y representantes de las patronales de distintos sectores, entre otros.

la foto

Contrato de Interinidad. STS de Galicia de 11 de octubre de 2013

Posted on Actualizado enn

Resumen de los hechos probados

La demandante firmó contrato de interinidad con fecha 1 de julio de 2007, por reserva del puesto de trabajo de otra trabajadora, en virtud del que prestó servicios en el grupo operativo de reparto a pie de Pontevedra, de forma continuada a tiempo completo.

La trabajadora con derecho a la reserva de su puesto de trabajo es funcionaria del cuerpo auxiliar postal y de telecomunicación de la empresa y ocupa una plaza de auxiliar de reparto a pie en Pontevedra (ciudad), obtenida por concurso y de la que es titular desde el 1 de octubre de 2003. Asimismo, esta trabajadora desempeñó provisionalmente otros puestos de trabajo, en el área control de explotación hasta el 19 de diciembre de 2003 y en el área de tráfico interior hasta el 1 de noviembre de 2012, tiempo durante el que fue sustituida en su plaza por otros trabajadores, contratados a jornada completa, adquiriendo uno de éstos la condición de personal laboral fijo y otra la de fija discontinua.

El 1 de noviembre de 2012 la trabajadora con derecho a reserva de su puesto de trabajo se reincorporó a su plaza, siendo que desde el 28 de febrero de 2003 tiene reducción de jornada (presta servicios 5 horas/día).

Con fecha 23 de octubre 2013 la actora recibió comunicación de cese con efectos de 31 de octubre de 2012 por haber finalizado la causa de su contratación.

Consideraciones sobre la denuncia jurídica de suplicación, sobre los hechos

En desarrollo del artículo 15 del Estatuto de los Trabajadores, “la jurisprudencia ( TS s.16-5-2005 ) admite dos modalidades de interinidad en el ámbito de las Administraciones Públicas:

A) Interinidad por sustitución, con el fin de reemplazar a titular con reserva legal de plaza, que se extingue cuando desaparece la causa que motivó la sustitución y hace decaer el derecho a la reserva del puesto de trabajo del sustituido ( art. 8.1.c.3ª RD 2720/98 ), porque se trata de un pacto sometido a término.

B) Interinidad por vacante, que tiene por objeto la cobertura provisional de una plaza hasta que sea cubierta por los procedimientos reglamentariamente previstos.”

El interinaje de la demandante para sustituir a la titular del puesto de trabajo aparece, en principio, como modalidad contractual ajustada a derecho en cuanto persiguió dar cobertura a la ausencia laboral justificada de la sustituida, extinguiéndose al cumplirse la condición resolutoria pactada, es decir, la reincorporación laboral de la titular cuya sustitución, precisamente, había motivado el contrato de la sustituta interina.

Sin embargo, frente a las alegaciones de la entidad recurrente no puede desconectarse la contratación suscrita por las partes y la reducción de jornada por guarda legal de la titular sustituída, porque las características de dicha interinidad, propia y autónoma ( TSJ Galicia s. 25-4-2005 ), en particular la duración -a tiempo completo- de la jornada pactada contraviene el artículo 5.2.b) RD 2720/98 , que excepciona el interinaje a jornada completa si, como es el caso, tiene por finalidad complementar la jornada reducida de los trabajadores que ejerciten los derechos reconocidos en el artículo 37.4 bis y 5 ET .

Por tanto, se aprecia que existe una evidente desproporción entre el tiempo de interinidad y el tiempo que este tipo contractual había de prestar cobertura, con la consiguiente infracción del artículo 6.4 del Código Civil que convierte el cese de la trabajadora sustituta en despido improcedente.

Ver sentencia

Jornada sobre Empresa e Inspección de Trabajo

Posted on Actualizado enn

La Asociación Madrileña de Atención a la Dependencia (AMADE) y el Foro Técnico de Formación han organizado para mañana 25 de febrero una JORNADA INFORMATIVA, destinada a las empresas, sobre LA INSPECCIÓN DE TRABAJO.

El abogado Carlos Javier Galán, director del despacho Alberche Área Jurídica y autor del libro “La empresa ante la Inspección de Trabajo” (FC Editorial, 2013) será el primer ponente de este acto, convocado por la organización empresarial que representa a las firmas del sector privado de Residencias y Centros de Día de la Comunidad de Madrid.

Tras el turno de preguntas, tendrá lugar una mesa redonda que pondrá en contraste distintas perspectivas: la de los responsables empresariales, la de la propia inspección y la de la judicatura. Participan en la misma Beatriz Aguirre, directora de relaciones laborales de CEOE-CEIM, Paloma Urgorri, Jefa de la Unidad especializada de otras áreas de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social de Madrid, Antonio Trimiño, jefe de Relaciones Laborales de la multinacional Unísono, y Pablo Aramendi, Magistrado del Juzgado de lo Social nº 33 de Madrid.

El horario previsto es de 10 a 14 h. y el lugar de celebración es el Salón de Actos de CEOE en calle Diego de León nº 50 de Madrid. La inscripción es gratuita hasta cubrir plazas, dirigiéndose a maparicio@forotf.com.

Para mayo información, a continuación, podéis obtener el programa de la jornada pinchando el link. PROGRAMA

Absolute Beginners

Posted on Actualizado enn

Por Emilio Gude @Emiliogude Adjunto a Dirección en Ceca Magán Abogados ( @CECAMAGAN ) Departamento Procesal

EG mediosEn 1959, Collin MacInnes escribió una deliciosa novela titulada “Absolute beginners”, (Principiantes), donde nos cuenta el despertar de una nueva juventud londinense al final de la década de los 50 del siglo pasado. Relata la aparición de una  generación que viene a romper la sociedad tal y como hasta entonces se conocía. Es una juventud que ha crecido alejada del trauma de la guerra y de la escasez de la posguerra y que está protagonizando el final de la idea del Imperio Británico. Como surgidos de la nada, emerge un mundo antes soterrado, que luego daría origen al término “underground”, apareciendo en escena personajes, lugares y modos de vida que hasta ese momento eran desconocidos. Aquel movimiento acabaría convirtiéndose en el “Swinging London”, que tanto influyó en las décadas posteriores, ya que aquellos jóvenes que lo protagonizaron fueron quienes años después tomaron las riendas de la sociedad para transformarla.

Hay algo intrínsecamente malo en aquella juventud que no quiere transformar la sociedad. Cada día recibimos currículums brillantes de jóvenes excepcionalmente preparados en todos los aspectos. Tienen un exitoso paso por la facultad, un Master, hablan al menos un idioma, han vivido en el extranjero,  han realizado prácticas en empresas o en despachos de abogados. Sin embargo, cuando les entrevisto para entrar en Ceca Magán y escucho lo que me tienen que contar, algo falla. No tengo dudas de su capacidad, de su conocimiento técnico, de su preparación, de su esfuerzo en el trabajo, de su adaptación a las normas de nuestra firma. De nada de ello, en general, me dejan dudas. Creo que, efectivamente, puedo poner al menos un notable en todas esas cuestiones. Han crecido en una sociedad que les ha dicho tenéis que estudiar y sacar buenas notas, debéis complementar vuestra formación con mil cursos, con Masters, con idiomas, estancias en el extranjero sin olvidarse de actividades extracurriculares y lo han hecho. Han trabajado duro y con denuedo.

Entrarán en cualquier despacho o cualquier empresa, harán todo lo que se les dice, trabajarán las horas que hagan falta, aceptarán la política del despacho o la empresa, en cualquier aspecto, ganarán un sueldo alto y encajarán perfectamente en el engranaje que otros antes hemos diseñado.

Y es ahí donde algo falla.  Porque en realidad lo que necesitamos son jóvenes,  “absolute beginners”, que quieran cambiar las cosas, que quieran cambiar el despacho y la empresa, que quieran cambiar la sociedad. Y no hace falta dinamitar la sociedad, como nos cuenta la novela al relatar los disturbios que hubo en Londres en 1958, los “Notting Hill race riots”, sino que tienen que usar toda su preparación para escudriñar que es lo malo e idear una nueva forma de hacer las cosas para mejorarlo.

No puedo llamar conformistas a estos  jóvenes. Veo en ellos la determinación por labrarse un futuro, el compromiso del esfuerzo por buscar una posición en la vida en tiempos difíciles, como aquel título de la novela de Dickens, el genial Dickens. Lo veo y lo aplaudo, pero echo de menos cierto arrojo, cierta pasión, cierta necesidad de cambiar las cosas, de mejorarlas. Sé, y me dicen, que son trabajadores, exigentes, concienzudos y que son una apuesta segura, pero no encuentro en ellos el soplo de aire fresco que deben entrar en mi organización. Esa nueva manera de ver y enfocar el mundo, ese conocimiento que ya no está a mi alcance por mi edad. No encuentro esa mente que llega con nuevas ideas, que imagina nuevos procesos, que está convencido de que hay otra manera mejor de hacer las cosas. Incluso me atrevo a decir, echo de menos a esos jóvenes con cierta osadía tranquila que viene a decirme: “soy el principio de tu fin, tu tiempo está terminando y el mío, está llegando.”

Animo a todos los jóvenes, a todos los que tenéis entrevistas, a los que accedéis a tener un nuevo puesto de trabajo, a que mostréis que no sois el producto que hemos fabricado, sino que algo ha fallado en nuestro plan y que llegáis con nuevas ideas, con nuevas inquietudes. En definitiva, que sois vosotros los que estáis llamados a heredar el mundo que hemos hecho, no para poseerlo sino para mejorarlo.

Difícil reto. Apasionante reto

Subsidio por desempleo con responsabilidades familiares por agotamiento de la prestación contributiva

Posted on Actualizado enn

¿Cuáles son los requisitos para poder acceder a la prestación?

 -Estar en desempleo.

-Estar inscrito o inscrita como demandante de empleo durante el periodo de un mes desde el agotamiento de la prestación, sin haber rechazado oferta de colocación adecuada, ni haberse negado a participar, salvo causa justificada, en acciones de promoción, formación o reconversión profesional desde el agotamiento de la prestación contributiva. La inscripción deberá mantenerse durante todo el periodo de duración del subsidio.

-Suscribir el Compromiso de Actividad.

-Carecer de rentas, de cualquier naturaleza, superiores al 75 % del salario mínimo interprofesional, excluida la parte proporcional de las pagas extraordinarias.

-Haber agotado la prestación por desempleo de nivel contributivo.

-Tener responsabilidades familiares.

Si la persona trabajadora tuviera derecho al “subsidio por desempleo para trabajadores mayores de 55 años” percibiría éste.

¿Cuál es la duración de dicha prestación?

La duración será de seis meses prorrogables por otros dos períodos de igual duración, hasta un máximo de 18 meses, con las siguientes excepciones:

– Las personas menores de 45 años que hayan agotado una prestación contributiva de al menos 6 meses, tendrán además derecho a otra prórroga de 6 meses, hasta totalizar 24 meses.

– Las personas mayores de 45 años que hayan agotado una prestación contributiva de 4 meses, tendrán además derecho a otra prórroga de 6 meses, hasta totalizar 24 meses.

 – Las personas mayores de 45 años que hayan agotado una prestación contributiva de al menos 6 meses, tendrán además derecho a dos prórrogas de 6 meses cada una, hasta totalizar 30 meses.

La edad debe tenerse en la fecha de agotamiento de la prestación contributiva por desempleo. En el caso de personas trabajadoras fijas discontinuas la duración será equivalente al número de meses cotizados en el año anterior a la solicitud.

¿Qué cuantía se percibe si se recibe dicha prestación?

La cuantía mensual del subsidio por desempleo es igual al 80% del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples. (IPREM)

En el supuesto de que la relación laboral que dio derecho a la prestación contributiva que ha agotado hubiera sido a jornada parcial, la cuantía del subsidio se verá reducida en el mismo porcentaje.

Para las personas trabajadoras fijas discontinuas mayores de 55 años se ingresará la cotización por la contingencia de jubilación durante todo el periodo de percepción del subsidio.

Fuente: SEPE