¿Qué es una prestación por Riesgo Durante el Embarazo?

Posted on Actualizado enn

El embarazo es un estado natural de la vida de la mujer que merece una protección específica. Los cambios fisiológicos y psicológicos que conlleva pueden suponer que condiciones de trabajo consideradas adecuadas en una situación normal dejen de serlo, tanto para la salud de la madre como para la del hijo/a.

El trabajo en sí mismo no tiene por qué comportar un riesgo para el proceso reproductivo siempre y cuando las condiciones del mismo sean las adecuadas. Es decir, trabajo y embarazo son a priori perfectamente compatibles.

Nos encontraremos ante un Riesgo durante el Embarazo, cuando las condiciones del puesto de trabajo y/o tareas que deben realizarse puedan suponer un riesgo para la salud de la trabajadora, el embrión o el futuro bebe en algún momento de la gestación.

Hay que diferenciar entre las dos situaciones siguientes:

      – Situación en la que la evolución clínica del embarazo presenta dificultades (Embarazo con riesgo patológico genérico), lo que sería una situación de Incapacidad Temporal por enfermedad común.

      – Situación en la que la fuente es la exposición laboral, que genera un riesgo para la salud de la trabajadora (Riesgo específico para mujeres embarazadas), presentando la trabajadora un embarazo clínicamente sin dificultades. Por ejemplo, una trabajadora de un servicio de radiología

¿Cómo se debe proceder ante la empresa?

Lo primero que se debe hacer es informar a la empresa de la situación en la que nos encontramos.

Hay que tener en cuenta que no todos los puestos y/o tareas entrañan un riesgo para la salud de la trabajadora o del embrión, por lo que deberemos verificar en nuestra evaluación de riesgos si en nuestro puesto de trabajo existe esa posibilidad.

Una vez tenemos verificado que sí nos encontramos ante un Riesgo durante el Embarazo, la empresa deberá tomar las medidas oportunas para evitar que la trabajadora se pueda ver expuesta al riesgo mientras se encuentra en situación de embarazo.

Esta situación dará origen a la adaptación de las condiciones o el tiempo de trabajo con la finalidad de eliminar o minimizar los riesgos, o bien a un cambio de puesto de trabajo si las adaptaciones no son posibles. Cuando en la empresa no existan puestos alternativos exentos de riesgo para la trabajadora, se solicitará la suspensión del contrato y la prestación de riesgo durante el embarazo o durante la lactancia.

¿Qué opciones tiene la empresa antes de la Suspensión del contrato?

 Entre las medidas a aplicar, la legislación señala las siguientes:

  • ADAPTACIÓN DE LAS CONDICIONES O DEL TIEMPO DE TRABAJO

 Si las adaptaciones consiguen eliminar los factores de riesgo, esta debe ser la primera elección.

  • CAMBIO DE PUESTO DE TRABAJO

Si la adaptación del puesto de trabajo no fuera posible o, a pesar de aplicar las adaptaciones, se mantuviera el riesgo, habría que recurrir al cambio de puesto de trabajo.

El objetivo es que la trabajadora desempeñe un puesto de trabajo o función diferente y compatible con su estado.

  • SUSPENSIÓN DE CONTRATO POR RIESGO

Si la adaptación o cambio de puesto no resultara técnica u objetivamente posible, podrá declararse el paso de la trabajadora afectada a la situación de SUSPENSIÓN DEL CONTRATO POR RIESGO DURANTE EL EMBARAZO y tendrá derecho a percibir el correspondiente subsidio.

Requisitos para poder percibir dicha prestación.

Podrán ser beneficiarias de dicha prestación las trabajadoras por cuenta ajena o propia  que cumplan los requisitos exigidos:

      – Estar afiliadas y en alta.

      – Estar al corriente en el pago de las cuotas, de las que sean responsables directas.

Cuantía.

Subsidio equivalente al 100% de la base reguladora  correspondiente, que será la establecida para la prestación de IT  derivada de contingencias profesionales.

Al efectuarse el pago, se deducirán los importes por cotizaciones a la Seguridad Social y las retenciones por IRPF.

Duración de la Prestación.

El derecho al subsidio nace desde el mismo día que se inicia la suspensión del contrato de trabajo o el permiso por riesgo durante el embarazo, se abonará durante el tiempo que sea necesario para la protección de la salud de la trabajadora embarazada y/o del feto y finalizará el día anterior al de inicio del descanso por maternidad o el de reincorporación al puesto de trabajo.

El derecho se extingue:

      Trabajadoras por cuenta ajena: Por suspensión del contrato de trabajo por maternidad; por reincorporación al puesto de trabajo anterior o a otro compatible con su estado; por extinción del contrato de trabajo por causas legales; por interrupción del embarazo; por fallecimiento.

      Trabajadoras por cuenta propia: Por inicio del descanso por maternidad; por reanudación de su actividad profesional; por causar baja en el Régimen Especial  de  la  Seguridad Social; por interrupción del embarazo; por fallecimiento.

Fuente: Seguridad Social

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s