Mes: agosto 2014

¡Aprovechad cada segundo del día… sin perder nunca la sonrisa!

Posted on Actualizado enn

                                             cerradoporvacacionesenlun1

Llegó el mes de Agosto y con él llegó el momento de que el Equipo de CienxCienPersonas se tome vacaciones.

Queremos daros las gracias a todos por seguirnos día a día, publicación a publicación, por confiar en nuestro proyecto y acompañarnos en nuestra andadura con vuestras colaboraciones y aportación de valor, conocimientos y experiencias, vuestros comentarios y, por supuesto, los mensajes de aliento y apoyo, que son tan importantes para nosotros.

Esperamos veros a todos a nuestra vuelta y, por supuesto, deseamos dar la bienvenida a los nuevos lectores y colaboradores.

Por nuestra parte, no solo aprovecharemos estos días para descansar, si no para preparar nuevos post de interés y trabajar en nuevos retos y proyectos, de los que todos ya sois parte.

Nos despedimos deseando lo mejor para estas semanas y tanto si ya habéis disfrutado de vuestras vacaciones, como si estáis disfrutando de ellas, recordad:

¡Aprovechad cada segundo del día sin perder nunca la sonrisa!

¡¡¡ Feliz verano a tod@s!!! ¡¡¡ Nos vemos a partir del 8 de septiembre!!!

Anuncios

¿Las víctimas de violencia de género o terrorismo pueden reducir su jornada?

Posted on Actualizado enn

Los trabajadores que tengan la consideración de víctimas de violencia de género o de víctimas del terrorismo tendrán derecho para hacer efectiva su protección o su derecho a la asistencia social integral, a la reducción de la jornada de trabajo con disminución proporcional del salario o a la reordenación del tiempo de trabajo, a través de la adaptación del horario, de la aplicación del horario flexible o de otras formas de ordenación del tiempo de trabajo que se utilicen en la empresa.

Este derecho se podrá ejercitar en los términos que para este supuesto concreto se establezca en los convenios colectivos o en los acuerdos entre la empresa y los representantes de los trabajadores, o conforme al acuerdo entre la empresa y los trabajadores afectados.

¿Qué tipos de permiso tengo en caso de nacimiento de hijo?

Posted on Actualizado enn

Conforme a lo establecido en el E.T. los trabajadores podrán acogerse a este tipo de permisos, no obstante, habrá que estar también a lo establecido en el Convenio Colectivo de aplicación en esta materia, ya que estos derechos se podrán ejercitar en los términos que para estos supuestos concretos se establezcan en los convenios colectivos o en los acuerdos entre la empresa y los representantes de los trabajadores, o conforme al acuerdo entre la empresa y los trabajadores afectados.

En los supuestos de nacimiento de hijo, adopción o acogimiento de acuerdo con el artículo 45.1.d) de esta Ley, para la lactancia del menor hasta que éste cumpla nueve meses, los trabajadores tendrán derecho a una hora de ausencia del trabajo, que podrán dividir en dos fracciones. La duración del permiso se incrementará proporcionalmente en los casos de parto, adopción o acogimiento múltiples.

DibujoQuien ejerza este derecho, por su voluntad, podrá sustituirlo por una reducción de su jornada en media hora con la misma finalidad o acumularlo en jornadas completas en los términos previstos en la negociación colectiva o en el acuerdo a que llegue con el empresario respetando, en su caso, lo establecido en aquélla.

Este permiso constituye un derecho individual de los trabajadores, hombres o mujeres, pero sólo podrá ser ejercido por uno de los progenitores en caso de que ambos trabajen.

En los casos de nacimientos de hijos prematuros o que, por cualquier causa, deban permanecer hospitalizados a continuación del parto, la madre o el padre tendrán derecho a ausentarse del trabajo durante una hora. Asimismo, tendrán derecho a reducir su jornada de trabajo hasta un máximo de dos horas, con la disminución proporcional del salario. Para el disfrute de este permiso se estará a lo previsto en el apartado 6 de este artículo.

Quien por razones de guarda legal tenga a su cuidado directo algún menor de doce años o una persona con discapacidad física, psíquica o sensorial, que no desempeñe una actividad retribuida, tendrá derecho a una reducción de la jornada de trabajo diaria, con la disminución proporcional del salario entre, al menos, un octavo y un máximo de la mitad de la duración de aquélla.

Tendrá el mismo derecho quien precise encargarse del cuidado directo de un familiar, hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad, que por razones de edad, accidente o enfermedad no pueda valerse por sí mismo, y que no desempeñe actividad retribuida.

El progenitor, adoptante o acogedor de carácter preadoptivo o permanente, tendrá derecho a una reducción de la jornada de trabajo, con la disminución proporcional del salario de, al menos, la mitad de la duración de aquélla, para el cuidado, durante la hospitalización y tratamiento continuado, del menor a su cargo afectado por cáncer (tumores malignos, melanomas y carcinomas), o por cualquier otra enfermedad grave, que implique un ingreso hospitalario de larga duración y requiera la necesidad de su cuidado directo, continuo y permanente, acreditado por el informe del Servicio Público de Salud u órgano administrativo sanitario de la Comunidad Autónoma correspondiente y, como máximo, hasta que el menor cumpla los 18 años. Por convenio colectivo, se podrán establecer las condiciones y supuestos en los que esta reducción de jornada se podrá acumular en jornadas completas. Las reducciones de jornada contempladas en el presente apartado constituyen un derecho individual de los trabajadores, hombres o mujeres. No obstante, si dos o más trabajadores de la misma empresa generasen este derecho por el mismo sujeto causante, el empresario podrá limitar su ejercicio simultáneo por razones justificadas de funcionamiento de la empresa.

La concreción horaria y la determinación del período de disfrute del permiso de lactancia y de la reducción de jornada, previstos en los apartados 4 y 5 de este artículo, corresponderán al trabajador, dentro de su jornada ordinaria. No obstante, los convenios colectivos podrán establecer criterios para la concreción horaria de la reducción de jornada a que se refiere el apartado 5, en atención a los derechos de conciliación de la vida personal, familiar y laboral del trabajador y las necesidades productivas y organizativas de las empresas. El trabajador, salvo fuerza mayor, deberá preavisar al empresario con una antelación de quince días o la que se determine en el convenio colectivo aplicable, precisando la fecha en que iniciará y finalizará el permiso de lactancia o la reducción de jornada.

Las discrepancias surgidas entre empresario y trabajador sobre la concreción horaria y la determinación de los períodos de disfrute previstos en los apartados 4 y 5 de este artículo serán resueltas por la jurisdicción social a través del procedimiento establecido en el artículo 139 de la Ley 36/2011, de 10 de octubre, reguladora de la jurisdicción social.

Excepciones en el Embargo de Salarios

Posted on Actualizado enn

Por Manuel García De Los Dolores. Abogado ICAM. Licenciado en Derecho por la Universidad de Salamanca. Máster en Derecho de la Construcción por el RCU María Cristina. Actualmente desarrolla el ejercicio de la abogacía en el sindicato independiente FETICO.

Una vez sabemos calcular la cantidad que nos va a poder ser embargada del salario, hay que tener en cuentas tres excepciones que modifican lo anterior:

A) En atención a las cargas familiares, el apartado 4 del artículo 607 de la ley de enjuiciamiento civil expone que:

       4. En atención a las cargas familiares del ejecutado, el Secretario judicial podrá aplicar una rebaja de entre un 10 a un 15 por ciento en los porcentajes establecidos en los números 1.º, 2.º, 3.º y 4.º del apartado 2 del presente artículo.

Por tanto, en caso de tener cargas familiares los porcentajes de embargo se ven reducidos, con lo cual la cantidad a embargar va a resultar mucho menor si el secretario judicial tiene en cuenta nuestras cargas familiares.

B) En caso de deudas hipotecarias:

Por desgracia, cada vez es más frecuente que los embargos salariales vengan antecedidos por un embargo y posterior subasta de vivienda. Según la ley hipotecaria, de la deuda adquirida mediante hipoteca, se responde aunque se haya vendido el inmueble. Con lo cual pese a haber perdido la vivienda, muchas personas se encuentran con que aún deben una cantidad enorme de dinero. Fruto de la presión social el gobierno aprobó el Real Decreto-ley 8/2011 de 1 de julio de medidas de apoyo a los deudores hipotecarios. En ese texto normativo en su artículo 1º se expresa que:

“Artículo 1Inembargabilidad de ingresos mínimos familiares

En el caso de que, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 129 de la Ley Hipotecaria, el precio obtenido por la venta de la vivienda habitual hipotecada sea insuficiente para cubrir el crédito garantizado, en la ejecución forzosa posterior basada en la misma deuda, la cantidad inembargable establecida en el artículo 607.1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil se incrementará en un 50 por ciento y además en otro 30 por ciento del salario mínimo interprofesional por cada miembro del núcleo familiar que no disponga de ingresos propios regulares, salario o pensión superiores al salario mínimo interprofesional. A estos efectos, se entiende por núcleo familiar, el cónyuge o pareja de hecho, los ascendientes y descendientes de primer grado que convivan con el ejecutado.

Los salarios, sueldos, jornales, retribuciones o pensiones que sean superiores al salario mínimo interprofesional y, en su caso, a las cuantías que resulten de aplicar la regla para la protección del núcleo familiar prevista en el apartado anterior, se embargarán conforme a la escala prevista en el artículo 607.2 de la misma ley.”

Esto implica que las cantidades inembargables descritas en el art 607 de la ley de enjuiciamiento civil se incrementan en un 50%. Por tanto, en caso de que el embargo venga producido par la deuda a la compra de una vivienda, la cantidad inembargable de 645.30€ de SMI inembargable, pasan a ser inembargable 967.95€. Además esta cantidad se incrementa en un 30% del SMI por cada miembro del núcleo familiar que no disponga de ingresos propios regulares, salario o pensión superiores.

A efectos de un trabajador tipo que gane 1000 euros, esto hace prácticamente incobrable su deuda; deuda que conservará toda su vida, pero que no será cobrada. Esto lo ignoran muchas personas, pero es bueno que sean conscientes, que, dentro de la gravedad de la situación, al menos su sueldo va a quedar casi íntegro, lo que, al menos, le puede permitir no caer directamente en la exclusión social, con lo cual podría llevar una vida digna.

C) Por condena a prestación alimentaria:

Dice el artículo 608 de la ley de enjuiciamiento civil:

“Lo dispuesto en el artículo anterior no será de aplicación cuando se proceda por ejecución de sentencia que condene al pago de alimentos, en todos los casos en que la obligación de satisfacerlos nazca directamente de la Ley, incluyendo los pronunciamientos de las sentencias dictadas en procesos de nulidad, separación o divorcio sobre alimentos debidos al cónyuge o a los hijos. En estos casos, así como en los de las medidas cautelares correspondientes, el tribunal fijará la cantidad que puede ser embargada.”

Este es el caso más grave. Este artículo quiere decir que los límites a los embargos no operan en caso de tratarse del pago de pensiones de alimentos. Si un trabajador gana el SMI 645.3€ y tiene que pasar una pensión de alimentos a una hija, no puede argumentar que el SMI es inembargable, por tanto le sustraerán del salario la cantidad precisa hasta que pague los alimentos.

Este artículo históricamente ha suscitado muchas dudas. Si el juez impone una pensión de por ejemplo 350€ a una persona, y esta ganase solo el SMI, le avocaría a vivir con solo 300 € al mes, cosa que parece difícil, llegando al punto que muchas personas en su situación deciden optar por no trabajar, o hacerlo en negro, porque lo que les queda de rendimiento neto del salario es una cantidad tan ínfima que no les llega ni para vivir. Esto es relativamente peligroso, puesto que está tipificado como delito el impago de pensiones alimenticias en el artículo 227 del código penal.

 

Permiso retribuido para el cumplimiento de un deber inexcusable

Posted on Actualizado enn

El trabajador tiene derecho, conforme al artículo 37 del E.T.  a un permiso retribuido por el tiempo indispensable, para el cumplimiento de un deber inexcusable de carácter público y personal. Cuando conste en una norma legal o convencional un período determinado, se estará a lo que ésta disponga en cuanto a duración de la ausencia y a su compensación económica.

Tipos de deberes inexcusables:

1. Pertenencia a un jurado, artículo 7.2 de la LO 5/1995, de 22 de mayo.

2. El cumplimiento de la citación por juez o tribunal en proceso penal, artículo 463 Código Penal.

3. El cumplimiento de la citación de comisarías, gobierno civil o militar.

4. Renovación de DNI, pasaporte, carné de conducir, certificados y registros en centros oficiales, requerimientos y trámites notariales y trámites necesarios en organismos oficiales siempre que no pueda hacerse fuera del horario laboral.

5. El deber de comparecer en aquellos procesos en donde se incurriesen al procedimiento en calidad de testigo o perito, artículo 292 de la Ley Enjuiciamiento Civil.

6. Comparecer personalmente como demandante en el procedimiento laboral o contencioso. Y por extensión, igualmente, como demandado.

7. Comparecer en Tribunales de evaluación en ejercicio de un deber cívico.

8. Genéricamente, el cumplimiento de las resoluciones judiciales cuando impliquen actos que exijan ausentarse del puesto de trajo. Este deber estaría constituido por la aplicación de los artículos 118 de la Constitución Española y 17.2 de la Ley Orgánica del Poder Judicial.

9. La participación en procesos electorales y el ejercicio del derecho de sufragio.

10. Asistencia a las reuniones de los órganos de gobierno y comisiones dependientes de los mismos de que formen parte en su calidad de cargo electo como concejal/a, diputado/a, juntero/a o parlamentario/a.

11. Visita a un discapacitado internado en un centro, cuando ha sido nombrado tutor del mismo.

12. Desplazamiento para llevar a efecto el régimen de visitas a un menor.

13. Acompañamiento a parientes minusválidos/as psíquicos/as o físicos/as, hasta 2° grado de consanguinidad o afinidad a la realización de trámites puntuales en razón de su estado.

14. Asistencia a claustro de la Universidad en calidad de delegado de alumnos.

Cuando el cumplimiento del deber antes referido suponga la imposibilidad de la prestación del trabajo debido en más del veinte por ciento de las horas laborables en un período de tres meses, podrá la empresa pasar al trabajador afectado a la situación de excedencia regulada en el apartado 1 del artículo cuarenta y seis de esta Ley.

En el supuesto de que el trabajador, por cumplimiento del deber o desempeño del cargo, perciba una indemnización, se descontará el importe de la misma del salario a que tuviera derecho en la empresa.

Y tú, ¿qué haces con tus mariposas?

Posted on Actualizado enn

Por Eva Rodríguez Vindel. Psicóloga y Mediadora en Asociación Efecto Familia @efectofamilia

www.efectofamilia.org

http://es.linkedin.com/in/evarodriguezvindel/ 

EVA)Seguro que todos hemos oído hablar del llamado Efecto Mariposa que hace referencia a que, dadas unas condiciones iniciales en un sistema, la más mínima variación en ellas puede provocar que el sistema evolucione en formas completamente diferentes. Algo parecido ocurriría en la vida de las personas: un pequeño cambio en las condiciones que influyen en ellas, pueden desembocar en un gran cambio.

En este efecto está basada la teoría ecológica de Bronfenbrenner que, además de señalar varios contextos en los que se encuentra inmersa la persona, asegura que un pequeño gesto en alguno de ellos puede desembocar en un efecto mayor en la vida de un individuo.

Estos contextos serían cuatro, estructurados en función de la cercanía, que influyen en la vida de las personas y con los que interactuaría de manera más o menos directa:                                                                                                                                                                 T ECOLOGICA

– Microsistema, que sería el nivel más cercano al individuo y contiene las personas con las que interactúa directamente, como la familia, amigos, vecinos.

– Mesosistema, que incluiría las relaciones que mantienen los microsistemas entre sí y que influyen en la persona, como la relación familia y escuela, en el caso de los niños.

– Exosistema, que abarca ambientes más amplios en los que el individuo no está necesariamente activo, pero cuya influencia se ejerce sobre él y es el objeto de este artículo.

– Macrosistema, compuesto por la cultura y los valores de la sociedad en que se encuentra.

Un ejemplo claro de exosistema es el trabajo de los progenitores en el caso de los hijos e hijas. Los niños no participan activamente de la vida laboral de sus padres y madres y, sin embargo, sienten las consecuencias. En este caso, el aleteo de las alas de la mariposa se produce en la oficina y las consecuencias pueden sentirse en el salón de casa.

Lógicamente, el trabajo influye en el sistema familiar desde el momento en que el mismo individuo adulto participa de ambas esferas de su vida. Sin embargo no es tan claro, al menos a priori, el efecto que pueden tener las organizaciones en el bienestar de los menores influyendo en ellos a de diferentes formas.

Por un lado, quizás pragmático, está el horario laboral que, en ocasiones, no es compatible con el horario escolar y, por supuesto, con las vacaciones de verano. En estos casos, la carga ya no sólo recae sobre los padres, sino que los propios menores sienten que si ellos tardan en vestirse por las mañanas, la consecuencia no es que lleguen tarde al cole, sino que su papá no va a llegar a tiempo a trabajar. De ahí que la decisión que se toma en la oficina acerca de la flexibilidad o no en los horarios, repercuta directamente en el bienestar de los niños.

Por otra parte, otra de las vías de influencia, mediada por el adulto, estaría relacionada con la actitud y la sensación de bienestar que el trabajador tiene en la empresa. Un trabajador feliz rinde en la organización, y ese sentimiento también llega hasta casa, dinamizando las relaciones con los miembros de la familia. En este mismo sentido, si la persona está contenta con su trabajo, lanzará mensajes relacionados con su autoeficacia y la consecución de metas y objetivos profesionales, sirviendo de modelo a los más pequeños que, en el futuro, también serán trabajadores. De este modo, podrán aprender que el trabajo no sólo va unido a la recompensa económica, sino también personal.

Por último, como es obvio, las condiciones laborales determinan directamente las condiciones económicas de una familia, lo que a su vez repercutirá en unas actividades u otras radicalmente distintas para los menores. Pero no sólo tiene consecuencias económicas, sino también personales: se me viene a la cabeza el vídeo del niño que, el día que los padres van al cole a contar en qué consiste su trabajo, se avergüenza en clase porque su padre está en paro.

Así, por una parte, cabría que las organizaciones se preguntaran hasta dónde puede llegar la influencia de sus decisiones hacia sus empleados a la hora de tomarlas. Por otra, los individuos nos podemos preguntar también qué mensaje acerca del entorno laboral estamos enviando a los demás y cuál queremos enviar realmente. Lo ideal sería que los adultos fueran conscientes de que ejercen como mediadores entre el entorno y las personas que les importan y que son capaces de dirigir, azuzar o amainar ese viento provocado por el batir de alas de la mariposa.