Mes: octubre 2014

La Excedencia por cuidado de hijos

Posted on Actualizado enn

Por Virginia Arranz Guerrero (@virginiaag). Abogada especializada en Derecho Laboral y Mediadora.

La figura de la excedencia por cuidado de hijos se encuentra regulada en el artículo 46 del Estatuto de los Trabajadores.

Es utilizado como instrumento para favorecer la conciliación de la vida familiar y laboral.

Podríamos señalar que estamos ante dos tipos de excedencia: por cuidado de hijos y por cuidado de familiares. En esta ocasión nos ocuparemos de la primera.

¿Qué características tiene la excedencia por cuidado de hijos?

Comentar que se concede en los casos de nacimiento, adopción o acogimiento de un menos, preadoptivo o permanente, aunque sea de manera provisional.

La duración máxima es de tres años, computados a partir de la fecha de nacimiento de éste, o en su caso, de la resolución judicial o administrativa, para los casos de adopción o acogimiento.

Durante el primer año, el trabajador tiene derecho a la reserva del puesto de trabajo. El artículo 46.3 del ET establece que “Durante el primer año tendrá derecho a la reserva de su puesto de trabajo. Transcurrido dicho plazo la reserva quedará referida a un puesto de trabajo del mismo grupo profesional o categoría equivalente”

Puede ser mejorada la regulación legal de esta figura a través de la negociación colectiva, ya sea ampliando la duración de la excedencia o mejorando la garantía de conservación del puesto de trabajo.

Está establecida como un derecho de los trabajadores, y por tanto, el empresario está obligado a aceptar el disfrute de la excedencia, que puede ser tomada de manera fraccionada, en varios períodos.

¿Cómo afecta a la relación laboral?

El contrato de trabajo queda suspendido, con los efectos propios de la situación contractual. Los períodos de excedencia son computables a efectos de antigüedad, y los trabajadores tienen derecho a la asistencia a cursos de formación profesional.

Anuncios

Gala AMMI 2014: Los Premiados

Posted on Actualizado enn

La Asociación Madrileña de Mediadores organiza, por cuarto año consecutivo, la Gala de la Mediación.

La Gala, que tendrá lugar el próximo 13 de noviembre, se celebra para agradecer, a través de sus Premios, a todos aquellos que, de una manera u otra, han contribuido en dar a conocer la Mediación como un recurso alternativo y han facilitado, mediante sus proyectos innovadores, el acercamiento a todos de la mediación como medida alternativa de solución de los conflictos, ya sean mediadores, instituciones, empresas, centros de formación o medios de comunicación.

A continuación os detallamos las diferentes categorías que han sido premiadas y de las cuales se harán entrega los Premios durante la IV Gala de la Mediación:

    – Premio AMMI al mejor proyecto de fin de Curso de Mediación.

       De los proyectos presentados, los Tres Finalistas son:

         – “Proceso de planificación estratégica para la intervención en la gestión de conflictos socio-ambientales: ¿Cuánto vale una amapola?”. Realizado en la Universidad Complutense de Madrid. Autores: Elisa Roncón Blázquez, Patricia Rodríguez Criado, José Miguel Rodríguez Díaz, Elena Rodríguez Sande y Antonio Ruiz Salgado.

         – “Proceso de Mediación en la mala adhesión al régimen terapéutico”. Universidad Autónoma de Barcelona. Autor: José Manuel Tinoco Camarena.

         – “Mediación familiar en el ámbito penitenciario” realizado en la Universidad Complutense de Madrid. Autoras: Isabel Álvarez Martín, Vanessa Farelo Cordobila, Nadia Fernández Álvarez, Marta Martín González, Mar Rocamonde Tapias y Marina Sanz Sánchez.

El proyecto ganador se dará a conocer el día de la entrega de premios, dentro de la Gala que tendrá lugar el 13 de noviembre a las 20:00 horas en la Universidad de Comillas (ICAI-ICADE).

    – Premio AMMI al centro de formación en Mediación. Conforme a las bases del concurso, será el centro donde se haya realizado el proyecto ganador.

    – Premio AMMI a la trayectoria individual en Mediación ha sido concedido a  Pascual Ortuño Muñoz.

    – Premio AMMI a la labor institucional en Mediación. Se le concede a los Ilustres Colegios de Notarios, Abogados y Procuradores de Madrid, así como a la Cámara de Comercio de Madrid, por la creación de la marca blanca de difusión de la medición.

    – Premio AMMI a la mejor publicación del año en Mediación. Ha sido otorgado al libro “Gestión positiva de conflictos y mediación en contextos educativos”.

    – Premio AMMI al mejor medio de comunicación en Mediación, Se le concede a MEDIF.

    – Premio AMMI al mejor proyecto nacional de Mediación. Otorgado al Servicio de Mediación Hipotecaria de Torrelavega (Cantabria)

    – Premio de reconocimiento de AMM. Para el Equipo de Acción Social de los Centros Educativos Valencianos.

Así mismo, se hará una mención especial al libro titulado “Discapacidad y sistemas alternativos de resolución de conflictos. Un cauce adicional de acceso a la justicia y una oportunidad para la inclusión”.

Dada la relevancia de estos Premios, Dña. Ana Criado, Presidenta de AMM os invita a todos a acudir a la “Gala Premios AMMI 2014” y acompañarles en esa noche tan especial para los mediadores.

Para más información sobre el significado de los premios y de todo lo que acontecerá  durante la Gala, podéis consultar la página Web de la Asociación de Mediadores de Madrid: www.ammediadores.es

 

Calendario Laboral 2015

Posted on Actualizado enn

El Ministerio de Empleo y Seguridad Social ha procedido a publicar en el Boletín Oficial del Estado de fecha 24 de octubre la relación de las fiestas laborales correspondientes a las diecisiete Comunidades Autónomas y las Ciudades de Ceuta y Melilla al Ministerio.

Os dejamos el enlace del BOE para que podáis consultar dichas fiestas laborales.

 

BOE CALENDARIO LABORAL 2015

El valor de la rivalidad

Posted on Actualizado enn

Ángel López, (@Alopez_Letrado) es abogado en Madrid, y cuenta con una amplia experiencia en temas inmobiliarios y de urbanismo, formando parte del Departamento Jurídico de una Firma Multidisciplinar con Área de Administración de Fincas.

Contacto: alopez@recursosprofesionales.es

Angel LopezEs viernes, en realidad ya sábado, concretamente día 4 de octubre de 2014 y son las 2.27 horas. Se preguntarán el motivo de que les facilite esta información. Quizás lo entiendan si, gentilmente, me regalan su tiempo, y siguen leyendo. Verán. Les contaré la verdad. No me apetece nada escribir este post, estoy cansado, me levanté con el alba, la jornada laboral y personal ha sido intensa, y encima, tengo un buen catarro ­-el primero de la temporada otoñal en la que nos hayamos inmersos-, pero a pesar de ello, lo voy a hacer. Lo voy a escribir. No me he vuelto loco. Sigan leyendo.

Este post lo debo. Se lo debo a este blog donde me están leyendo. A su espectacular equipo que tan bien nos trata a todos aquellos que, por una razón u otra, publicamos algo en el mismo. Pero, sobre todo, me lo debo a mí mismo. He de cumplir una misión personal, un objetivo propio que ninguna otra cosa podría saciar.

Tengo que retroceder mucho tiempo atrás. Calculo que hasta abril. La verdad es que no lo sé. No me acuerdo. Pero lo puedo estimar gracias a un post de Emilio Gude, “El precio de La Ilusión”, publicado también en este blog, y que les recomiendo que lean por dos motivos: primero, porque es muy bueno; segundo, porque si no, es posible que no entiendan esta historia.

¿Verdad qué es bueno? Tras leerlo, no pude evitar whatsappear con Emilio. Cuento con el privilegio de ser su amigo, así que tengo su móvil, y conversamos con relativa frecuencia (ya siento la envidia de las lectoras, pero es que he de contarlo). La conversación se desarrolló por los siguientes derroteros. Permítanme, eso sí, que suprima los tacos. Quedarían groseros en tan noble medio:

    – Gude, eres un genio, sólo un crack como tú, se sacaría de la chistera un post así.

    – Te ha gustado eh!

    – Y encima con tanto talento. Eres un Crack.

    – No es para tanto.

    – Ahora qué hago yo, también les había prometido uno, y pensaba sacarme algo de la nada. Tendré que hacer un post técnico, imposible llegar a tu nivel.

     – No exageres…

Los minutos posteriores fueron un infierno, me rebané los sesos intentando encontrar algo técnico sobre lo que escribir. Escudriñé las neuronas en busca de alguna idea. Las siguientes horas no fueron mejores. Desesperantes. ¿De qué podía escribir en un blog de recursos humanos, cuando como Emilio, no llevo recursos humanos?. De locos, jamás podré hacer un post para el blog, pero algo debería encontrar. ¿Si D. Emilio Gude podía hacerlo, iba yo a ser menos…?

¡Apareció! ¡Apareció! Sin más y de la nada. Una de esas neuronas, seguramente de las más recónditas, debió encontrar la solución. ¡RIVALIDAD! Eso es, por rivalidad llevaba toda la tarde escudriñando mi cerebro en busca de una solución, era el motor que me hacía darle vueltas al tema una y otra vez. Ilusión, la ilusión es importante, pero, Gude, amigo, nos movemos también por rivalidad, por competencia y competitividad.

Es así, desde el principio de los tiempos, desde los inicios de la Humanidad. Los primeros pobladores, desde que el hombre aún no era hombre, rivalizaban por la comida, por las cuevas o cubículos en los que pernoctaban, por cubrir sus necesidades más elementales y por progresar. La propia Biblia nos habla de rivalidad. Adán y Eva, actuaron así por rivalidad con Dios. ¿Qué me decís, de Caín con Abel? Si llegó a matar a su propio hermano, por rivalidad. Míticas son las rivalidades entre personajes de la historia: filósofos, gobernantes, artistas. O entre grupos sociales: tribus, pueblos, religiones, países…., todos rivalizan. Y a la vez que lo hacen avanzan, progresan, se desarrollan, evolucionan.

¿Y en la empresa? En la empresa también. Hay una rivalidad extrínseca, con la competencia, con otros trabajadores del ramo, con otras empresas y con los propios clientes. Una necesidad de estar a la altura de unos y otros, y de, incluso, llegar a superarlos. Y por supuesto, una rivalidad intrínseca, entre los propios empleados, y de éstos con sus Jefes, y a la inversa. Y no es malo, al contrario, es fundamental, crucial, es lo que nos hace avanzar, ser mejores, liderar, progresar. Entiéndase, eso sí, una rivalidad sana, pacífica y tranquila, que las empresas y sus departamentos de recursos humanos han de saber controlar, incentivar o paliar, dependiendo del caso y del empleado concreto.

Quienes lo hagan avanzarán, quienes no, se estacarán, o peor aún, tendrán serias dificultades, con incidencia, en mayor o menor medida, en sus cuentas de resultados. De hecho, casi más importante que su incentivación resulta su control. No se me ocurre nada más pernicioso, que un empleado rivalizando con los demás de un modo indebido. Mitigar esa conducta errónea y reconvertirla en una rivalidad sana, reportará enormes beneficios para el empleado en cuestión y para la empresa en general.

Desconozco la existencia de estudios sobre rivalidad en el trabajo, pero sí que constan realizados en el ámbito docente. Las investigaciones sobre la eficiencia de la rivalidad como incentivo del aprendizaje, tanto a nivel individual como a nivel de grupos, han sido ampliamente estudiadas.

Hurlock aisló dos grupos de estudiantes, motivando activamente a unos, pero a nivel personal, sin referencias comparativas a otros. Al otro grupo lo subdividió en dos secciones homologas que competían entre si. Los integrantes del grupo que rivalizaron con la otra sección del mismo avanzaron notablemente con respecto a los del otro grupo. No hay duda, la rivalidad nos hace ser mejores.

Decía, el biólogo molecular y premio nobel Francis Crick, al que se le atribuye, nada más y nada menos, que descifrar “el secreto de la vida”, que “en la ciencia existe necesariamente un grado de rivalidad”. En la ciencia, en la empresa, y no digamos en la abogacía. Es un valor a cuidar y potenciar. Rivalicemos, nos hace progresar.

Son las 3.12 minutos, el post está terminado. La misión cumplida y el objetivo saciado. Lo he conseguido. No hagan la comparación, el post de Emilio es infinitamente mejor que éste. Pero no lo duden, ha sido la rivalidad (por supuesto, sana) lo que me obligó a generar la idea del post. Y, finalmente, con mucho retraso por falta de tiempo, he podido materializarlo esta noche.

Es éste valor el que me ha motivado: el valor de la rivalidad.

 

Prestación No Contributiva de Jubilación

Posted on Actualizado enn

foto begoñaPor Begoña Viña  @VBegoa    Graduada en Relaciones Laborales. Máster “Paulo Fabio “en Dirección de RRHH. Técnico Superior de PRL. Técnico de Servicios Sociales y Educacional para la Administración Pública. En el ámbito privado gran experiencia como Administradora de Fincas.

Blog vallededempleo.wordpress.com

LinkedIn. http://es.linkedin.com/in/vilobe

 

Criterio. No se encuentra explicación reglamentaria, obtenemos la consideración de definirla como aquel auxilio que se entrega por la casualidad de vejez a aquellos individuos a los que les falten fondos o retribuciones bastantes y fusionen las condiciones para ser adjudicatarios.

Begoña

Condiciones para ser perceptor de dicha prestación. Poseerán la legitimidad para ser perceptor quienes cumplan las siguientes condiciones:

      – Haber cumplido los 65 años.

     – Carestía de medios o ingresos en cantidad suficiente a los términos establecidos. Se estima que existe carestía de medios o ingresos en cantidad suficiente. cuando la suma, en cómputo anual, sea inferior al importe también en cómputo anual, de la prestación en los términos establecidos por la Ley de Presupuestos del Estado.

Cuando el demandante , carezca de medios o ingresos en cantidad suficiente y cohabite con otros individuos , en una misma entidad económica se entenderá que se ha cumplido esta condición cuando la suma de rentas o ingresos computables sea inferior al límite de acumulación de recursos, equivalente a la cuantía, en cómputo anual, de la pensión más el resultado de multiplicar el 70 por ciento de dicha cifra por el número de convivientes, menos uno de lo que es expresión matemática la siguiente fórmula :

L= C+(0,7 x C x(m1))

siendo: L= Límite de Acumulación de recursos. 

C= cuantía anual de la pensión establecida en la Lpge , M= número de convivientes que integran la unidad económica .

Habrá entidad económica en todos los casos de convivencia de un demandante con otros individuos , sean o no beneficiarios , unidos con aquel por lazos de matrimonio o por lazos de parentesco de consanguinidad hasta el segundo grado.

Begoña 2Cuando la convivencia, dentro de una misma unidad económica se produzca entre el demandante y sus descendientes o ascendientes consanguineos por adopción ,en primer grado , el limíte de acumulación de recursos será equivalente a dos veces y media la cuantía de la pensión en cómputo anual establecida en la Lpge más el 70 por ciento de dicha cuantía multiplicado por el número de convivientes menos uno de lo que es la expresión matemática la siguiente fórmula :

L= ((C+(0,7 x Cx (m1)))x 2,5

siendo: L= Límite de Acumulación de recursos. 

C= cuantía anual de la pensión establecida en la LPGE

M= Número de convivientes que integrarla unidad económica

Son rentas computables a los efectos de la pensión no contributiva de la Seguridad Social, los ingresos , tanto procedentes del trabajo ( por cuenta propia o ajena ) como de capital mobiliario o inmobiliario así como cualesquiera otros sustitutivos de aquellos.

– Residir legalmente en territorio español y haberlo hecho durante 10 años de entre la edad de 16 años y la edad de devengo de la pensión, de los cuales 2 deberán ser consecutivos e inmediatamente anteriores a la solicitud de la prestación.

La idoneidad del medio en el accidente de trabajo in itinere. Ampliación del criterio por la Sala de lo Social del TSJ de Cataluña

Posted on Actualizado enn

Por Emilio Soriano Arroquia. Abogado & Técnico Superior en P.R.L.

20140929_132619[1]La jurisprudencia se ha dedicado a configurar la figura del accidente de trabajo in itinere desde la antiquísima Sentencia de 11 de junio de 1908. En la actualidad es el artículo 115.2. a) de la LGSS la que conceptúa este como “los que sufra el trabajador al ir o al volver del lugar de trabajo”. Esta disposición no ha sido objeto de desarrollo legislativo, sin embargo sí lo ha sido de una amplia jurisprudencia a menudo contradictoria, que ha venido considerando la simultánea concurrencia de las siguientes circunstancias para la aplicación de la mencionada figura: Elemento teleológico, esto es, que la finalidad principal y directa del viaje está determinada por el trabajo; elemento geográfico, es decir, que se produzca en el trayecto habitual y normal que debe recorrerse desde el domicilio al lugar de trabajo y viceversa, elemento cronológico, o dentro del  tiempo prudencial que normalmente se invierte en el trayecto y, por último,  el elemento de idoneidad del medio, que exige que el medio de transporte utilizado por el trabajador debe ser considerado como el normal o habitual, sin que este provoque un riesgo añadido.

Sobre este último se ha pronunciado recientemente la sala de lo social del TSJ de Cataluña en Sentencia de 12 de junio de 2014 (recurso número 618/2014) en relación a un trabajador que sufrió un accidente mientras se desplazaba al trabajo utilizando como medio de transporte un patinete, el cual le produjo la rotura de uno de sus brazos y la consiguiente baja laboral, y por el que la Mutua correspondiente le negó la prestación por considerar que el patinete no es un medio de transporte normal ni idóneo para acudir al trabajo.

La Mutua sostuvo ante el juzgado de lo social que, para que estemos ante accidente de trabajo in itinere, el trayecto debe realizarse en un transporte normal, argumentando que las ordenanzas municipales de Barcelona y Valencia reflejan que el patinete es un medio “de deporte y ocio” y que, por tanto, no reúne las condiciones de “idoneidad”. Esas ordenanzas sí permiten, según expuso la Mutua, “la circulación por las aceras de patines, monopatines y patinetes”, pero no los considera vehículos; mientras que la ciudad de Valencia, añadió, “prohíbe la circulación de dichos artefactos mecánicos sin motor por las aceras”.

Hasta este momento, la doctrina ha considerado que si el transporte utilizado produce riesgo añadido, pierde su consideración de accidente de trabajo puesto que se rompe el nexo causal trabajo-lesión. Así fue en el caso del empleo de una motocicleta por parte del accidentado sin disponer del permiso de conducción y de experiencia en su manejo (STCT de 4 de julio de 1977), si el medio de transporte no se utiliza racionalmente como conducir el automóvil con  un alto grado de alcoholismo (STCT de 30 de noviembre de 1983), atravesar un paso a nivel con las barreras bajadas (STS de 11 de octubre de 1965), o no respetar la señal de stop (STSJ de Valencia de 20 de enero de 2003).

De esta forma, la Sentencia de la Sala de lo Social del TSJ de Cataluña supone una extensión del criterio de idoneidad del medio a la hora de apreciar la existencia del accidente laboral in itinere. Así esta, para desestimar el recurso presentado por la Mutua ante la Sentencia dictada por el Juzgado de lo Social, la cual consideraba la concurrencia de accidente in itinere, declara que  “compartimos con el recurso que el medio de transporte debe ser idóneo, pero también pensamos que este concepto es evolutivo (…) Hemos de aplicar la máxima de adaptar la interpretación de las normas a la realidad social y el tiempo en que vivimos, ex artículo 3 del Código Civil, y en función de ello tomar la decisión pertinente”. La Sala de lo Social añade: “Ciertamente los hábitos sociales están cambiando, y también los valores que sustentan nuestra convivencia. Así está tomando valor entre determinados grupos sociales, que aun siendo minoritarios son significativamente importantes, el uso de elementos de transporte no contaminantes, como la bicicleta u otros elementos de transporte que podríamos definir como novedosos en tal uso, entre los cuales”, añade el tribunal, “claramente incluimos los patines y el monopatín; y tal novedad es socialmente aceptada sin rechazo alguno, en la medida en que su uso no suponga molestias o riesgo para los demás viandantes”.  Conviene además considerar”, concluyen los magistrados de la Sala de lo Social del TSJ de Cataluña, “que es sensiblemente más peligroso el uso en ciudad de la bicicleta, en la medida en que la misma debe circular por el asfalto en concurrencia con vehículos a motor, que el uso del patín o monopatín (en aquellos lugares autorizados, como es el caso de Barcelona) al realizarse este por lugares sin la concurrencia de vehículos a motor (…) En conclusión, entendemos que el accidente sufrido, ahora en debate, tiene la consideración de accidente de trabajo in itinere al haberse producido el desplazamiento entre el centro de trabajo y el domicilio habitual, en el trayecto habitual y con un medio idóneo de transporte. Razones éstas que llevan a desestimar el recurso”.

De esta forma, haciendo una análisis reflexivo de la Sentencia, el TSJ acepta el patinete como un medio idóneo para ir al trabajo siempre y cuando se utilice en lugares autorizados y sin la concurrencia de otros medios de transporte, en concreto, vehículos a motor que sí que implicarían un riesgo añadido a la manera de desplazarse al trabajo, utilizando el Tribunal el criterio que establece el artículo 3 del Código Civil para la interpretación de las leyes a la realidad social del tiempo en el que han de ser aplicadas y considerar el patinete como medio normal hoy en día para efectuar desplazamientos . Así, los tribunales españoles siguen ampliando el concepto de accidente de trabajo in itinere debido a la libertad de interpretación que deja el artículo 115.2.a) de la LGSS, eso sí, sin perjuicio a lo que pudiera decir el Tribunal Supremo en una ulterior sentencia en unificación de doctrina.

 

 

Requisitos contrato indefinido para emprendedores

Posted on Actualizado enn

Contrato indefinido para emprendedores

Se podrá realizar hasta que la tasa de desempleo se sitúe por debajo del 15%: 

– Para empresas que tengan menos de 50 trabajadores en el momento de la contratación.

– Por tiempo indefinido.

– Jornada completa y parcial.

– Período de prueba un año. Este período de prueba no puede establecerse cuando el trabajador haya ya desempeñado las mismas funciones con anterioridad en la empresa bajo cualquier modalidad de contratación.

INCENTIVOS

1. Fiscales

– Por el primer trabajador contratado por la empresa menor de 30 años, la empresa tendrá derecho a una  deducción de 3.000 euros de la cuota íntegra del período impositivo correspondiente a la finalización del período de prueba de un año exigido en el contrato.

 – En caso de contratar a un desempleado perceptor de prestación contributiva, se tendrá derecho a una deducción de la cuota íntegra del período impositivo correspondiente a la finalización del período de prueba de un año exigido en el contrato, del 50% del menor de los siguientes importes:

               *El importe de la prestación por desempleo que el trabajador tuviera pendiente de percibir en el momento de la contratación.

               *El importe correspondiente a doce mensualidades de la prestación por desempleo que tuviera reconocida. 

– El trabajador deberá haber percibido la prestación, al menos 3 meses.

– El trabajador proporcionará a la empresa un certificado del Servicio Público de Empleo Estatal sobre el importe de prestación pendiente de percibir en la fecha prevista de inicio de la relación laboral.

– El trabajador contratado a jornada completa podrá compatibilizar voluntariamente, junto con el salario, el 25% de la cuantía de la prestación que tuviera pendiente de percibir en el momento de la contratación.

– Esta deducción se aplicará respecto de aquellos contratos realizados en el período impositivo hasta alcanzar una plantilla de 50 trabajadores y siempre que en los doce meses siguientes al inicio de la relación laboral se produzca, respecto a cada trabajador, un incremento de la plantilla media total de la entidad en, al menos, una unidad respecto a los doce meses anteriores

2. Bonificaciones

Las bonificaciones en la cuota empresarial a la Seguridad Social, durante 3 años, para trabajadores desempleados inscritos en la Oficina de Empleo:

hoy– Estas bonificaciones serán compatibles con otras ayudas públicas previstas para la misma finalidad sin que la suma de bonificaciones aplicables pueda superar el 100 por 100 de la cuota empresarial a la Seguridad Social.

– En el supuesto de que el contrato se celebre a tiempo parcial, las bonificaciones se disfrutarán de modo proporcional a la jornada de trabajo pactada en el contrato.

Obligaciones de la empresa

– Debe mantenerse el empleo del trabajador contratado al menos 3 años desde la fecha del inicio de la relación laboral y deberá mantenerse el nivel de empleo en la empresa alcanzado con el contrato por tiempo indefinido de apoyo a emprendedores durante, al menos, un año desde la celebración del contrato. En caso de incumplimiento de estas obligaciones se procederá al reintegro de los incentivos.

– No se considera incumplimiento cuando el contrato se extinga por causas objetivas o despido disciplinario cuando uno u otro sea declarado o reconocido como procedente, dimisión, muerte, jubilación o incapacidad permanente total o absoluta o gran invalidez del trabajador o por la expiración del tiempo convenido o realización de la obra o servicio objeto del contrato

 

Fuente: SEPE