Acoso Laboral

Mobbing, Bossing y Acoso en el trabajo

Posted on Actualizado enn

Por Esther Mellado López @estherlex. Abogada laboralista. Orientadora laboral. Profesora titular de FOL-RET-EIE. Técnico en PRL.

la fotoHace unos meses se incorporó, como secretaria, una trabajadora a la plantilla de mi empresa. Desde el principio noté que era una persona algo retraída, no se relacionaba de una forma fluida con los compañeros ni con los superiores. Supuse que era una persona tímida y que por eso le costaba tanto abrirse a los demás y más en un trabajo donde todos nos conocemos hace años y tenemos una relación muy estrecha, que va más allá de lo laboral, tanto jefes como compañeros.

Pasaban las semanas y su actitud seguía siendo la misma, casi no se relacionaba, no pedía la palabra en las reuniones ni tenía iniciativa, tampoco exponía sus ideas, en fin, no encajaba en el equipo de trabajo.

Decidí hablar con ella y exponerle la situación, fue entonces cuando con lágrimas en los ojos me comentó que ella nunca había sido una persona tímida, que jamás había tenido ningún problema a la hora de relacionarse con los demás, pero que en su anterior trabajo había sido sometida a un brutal acoso psicológico, tanto por parte de sus compañeros como de sus jefes. Este acoso la había marcado y no era ella, no se reconocía a sí misma.

Lo que esta trabajadora había sufrido se conoce como “mobbing” y “bossing”. Este tipo de acoso no es un fenómeno aislado que solo sucede en ciertas empresas con unas características determinadas, puede presentarse en cualquier tipo de organización pública o privada.

¿Qué es el mobbing? Se trata de un tipo de violencia psicológica en el entorno laboral. Podría definirse como un comportamiento continuado y deliberado de maltrato verbal y modal hacia un trabajador, por parte de una o varias personas de su entorno laboral y que causan en la víctima un profundo malestar psicológico y personal, dañando y reduciendo su autoestima. Esta ve mermadas sus capacidades profesionales, sus relaciones personales en el entorno laboral y se autodestruye moralmente. Nos encontramos ante un tipo de agresión extremadamente sutil en cuanto perversa, ya que se trata de un comportamiento premeditado, que se ejecuta según una estrategia minuciosamente preconcebida con un objetivo claro y concreto: anular a la víctima.

¿Qué es el bossing? Es el abuso de poder llevado a cabo por el empleador, jefe, hacia el subalterno, en ocasiones la agresión es de forma pasiva, por lo que muchas personas llegan a soportarla como parte del trabajo.

Los acosadores ponen en marcha esta maquinaria destructiva por diferentes razones, que pueden se:

De tipo personal: celos, envidia, rivalidad, baja autoestima…

O pueden provenir de la propia organización o empresa: abuso de poder, inexistencia de normas de convivencia, manejo incorrecto del recurso humano, manejo perturbador del ambiente laboral, falta de un código de comunicación…

Hay muchas maneras de llevar a cabo el mobbing, algunas serían:

– Gritar, avasallar o insultar a la víctima cuando está sola o en presencia de otras personas.

– Asignarle objetivos o proyectos con plazos inalcanzables o imposibles de cumplir.

– Sobrecargar selectivamente a la víctima con mucho trabajo.

– Quitarle áreas de responsabilidad clave, ofreciéndole a cambio tareas rutinarias, sin interés o incluso algún trabajo que realizar (hasta que se aburra y se marche).

– Ignorarle o excluirle, hablando solo a una tercera persona presente, ninguneándolo, tanto en las tareas cotidianas como en reuniones.

– Retener información crucial para su trabajo o manipularla para inducirle a error en su desempeño laboral y acusarle después de negligencia o faltas profesionales.

– Difamar a la víctima, extendiendo por la empresa rumores maliciosos o calumniosos que menoscaban su reputación, su imagen o su profesionalidad.

– Criticar continuamente su trabajo, sus ideas, sus propuestas, sus soluciones, etc…

– Ignorar los éxitos profesionales o atribuirlos maliciosamente a otras personas o a elementos ajenos a él.

– Ridiculizar a la víctima.

-Se hace burla de su vida privada, de sus orígenes o de su nacionalidad.

En los casos de mobbing se pasa por diferentes fases:

Primera.- Fase de conflicto: es normal que en una empresa surjan conflictos, que pueden solucionarse de forma pacífica mediante el diálogo, o pueden constituir el inicio de un problema más profundo que tiene posibilidades de llegar a estigmatizarse, siendo en este segundo caso cuando se entra en la fase siguiente.

Segunda.- Fase de mobbing: en esta fase el acosador pone en práctica toda su estrategia de hostigamiento en su víctima, utilizando sistemáticamente y durante un tiempo prolongado comportamientos perversos cuyo objetivo es ridiculizar y apartar socialmente a la víctima en el entorno laboral.

Tercera.- Fase de intervención desde la empresa: lo que normalmente en un principio es un conflicto conocido básicamente por los miembros del grupo al que pertenece la víctima, trasciende a la dirección de la empresa.

Cuarta.- Fase de marginación o exclusión de la vida laboral.

Suele desembocar esta última fase en el abandono de la víctima de su puesto de trabajo, normalmente tras haber pasado largas temporadas de baja por ansiedad, depresión…

Las consecuencias del mobbing y bossing para la víctima son muy diversas.

Por un lado encontramos consecuencias laborales y psicológicas como puede ser un proceso de desvalorización personal, lento deterioro de la confianza en sí misma y en sus capacidades profesionales por parte de la víctima, desarrollo de la culpabilidad, creencia de haber cometido verdaderamente errores o incumplimientos, somatización del conflicto, insomnio, ansiedad, estrés, irritabilidad, indecisión, bajas laborales…

Otras consecuencias pueden ser agresividad, aumento de la conflictividad, retraimiento de la víctima con la familia y amigos… En casos extremos se ha llegado al suicidio.

El desenlace habitual tras esta situación de acoso laboral suele ser la salida de la víctima de la empresa, bien de forma voluntaria o forzosa.

La recuperación de la víctima no es fácil y puede durar mucho tiempo, incluso años y en casos extremos no se recupera nunca la capacidad de trabajo.

¿Se podría evitar el mobbing? Las actividades preventivas vienen dirigidas a que la empresa es la responsable de que el ambiente laboral sea correcto. Para ello deberá tomar ciertas medidas como velar por la calidad de las relaciones laborales, realizar una asignación equitativa de los trabajos y de las cargas, estructurar y concretar funciones y responsabilidades de cada puesto de trabajo evitando ambigüedades, evitar el exceso de competitividad, así como capacitar a los líderes para que sean capaces de identificar posibles conflictos.

Por último, decir que todos los empleadores y trabajadores deberíamos hacer una autoevaluación, ya que aunque nunca hayamos sido víctimas de mobbing o bossing en nuestro trabajo, es importante que tampoco estemos generando acoso psicológico hacia nuestros compañeros o subalternos.

 

 

 

 

 

Anuncios

“Criterio Técnico Sobre actuación de la Inspección de Trabajo en materia de acoso y violencia de género”

Enlace Posted on Actualizado enn

“Criterio Técnico sobre actuación de la Inspección de Trabajo en materia de acoso y violencia en el trabajo”

Criterio Técnico Sobre actuación Inspección de Trabajo en materia de acoso y violencia en el trabajo