Equipos de Trabajo

Seminario Barcelona Activa “Trabajo en equipo y resolución de conflictos”

Posted on Actualizado enn

Barcelona Activa, organización ejecutora de las políticas de promoción económicas del Ayuntamiento de Barcelona, organiza el seminario especializado Trabajo en equipo y resolución de conflictos”.

El objetivo de este seminario es el de crear un espacio participativo donde se trabajarán elementos importantes del conflicto dentro de los equipos de trabajo, proporcionando a los asistentes las herramientas necesarias para su gestión y el auto liderazgo en estas situaciones.

A continuación os dejamos la información relativa al seminario:

-Fecha Inicio: 22/04/2014

-Fecha Fin: 29/04/2014

-Duración: 9 horas

-Horario: 3 sesiones, 19, 21 y 22 de abril en horario de 12:00 horas a 15:00 horas

Para más información visita la página Barcelona Activa: Pincha

Fuente: Barcelona Activa

 

Anuncios

Cómo sobrevivir a las reuniones de equipo

Posted on Actualizado enn

Por Laura Puyol Gil. Psicóloga Instituto Motivacional Estratégico. http://imotiva.es/

lauraaaaaLas reuniones de equipo son en la mayoría de las ocasiones una especie de cajón desastre donde todo tiene cabida.

Se convocan reuniones de equipo para informar, planificar, consensuar ideas y crear nuevas vías de trabajo, pero en ocasiones asistimos a reuniones en las que los objetivos no están claros, desconocemos que se espera de nosotros y simplemente acudimos a ellas como espectadores de algo que nos es ajeno.

Por supuesto que las reuniones de equipo tienen innumerables ventajas; favorecen la cohesión de equipo y fomentan la implicación de las personas en el trabajo. Son también beneficiosas en la medida en que ayudan en la búsqueda de soluciones creativas.

¿Cómo podemos trabajar para hacer de las reuniones de equipo un espacio de cooperación y trabajo?

Es importante tener en cuenta una serie de aspectos que harán de las reuniones, un espacio de trabajo conjunto. Principalmente atenderemos a la organización, el desarrollo y el cierre de las mismas, y es que, tan importante es lo que pase dentro de la reunión, como su preparación y su seguimiento.

Dicho de otra manera, si tuviéramos que organizar una cena para unos amigos necesitaríamos primeramente elegir el menú y los ingredientes, aprovisionarnos de lo que necesitemos e invitar con antelación a los asistentes. Deberemos también elaborar el menú para que nuestros hambrientos comensales tengan claro lo que van a degustar.

Con éstos sencillos pasos ya tendríamos gran parte del trabajo hecho. Solo nos quedaría cocinar, emplatar y dejar que nuestros invitados hagan su trabajo. La cena no estaría completa sin una buena despedida y un compromiso por parte de los asistentes de volverse a reunir.

Éstos son algunos de los conceptos claves que, trasladados al contexto que nos ocupa, nos ayudarán como moderadores de nuestra reunión a cocinar con los mejores ingredientes un plato exquisito.

Comencemos pues con la selección de los ingredientes; la planificación de la reunión. Lo primero que hay que tener claro es su objetivo; ¿Una reunión… para qué?, ¿Existen otras vías para, por ejemplo, transmitir una información? ¿Es la reunión efectivamente necesaria para lograr los objetivos que me he propuesto? Una vez determinada la necesidad de la misma y dependiendo de nuestro objetivo, estimaremos el número de asistentes.  Si nuestro objetivo es recabar opiniones del grupo y compartir experiencias es importante tener en cuenta que a mayor número de asistentes, menor será la participación.

La interacción es la esencia del grupo, es por ello importante tener en cuenta también, como es nuestro grupo y como son, en consecuencia, las personas que lo forman. Tomaremos en consideración cuáles son sus inquietudes y sus intereses dentro de la organización. Así, convocaremos a nuestro encuentro a las personas acertadas.

Una vez hemos fijado nuestro objetivo para la reunión y convocado a los asistentes, como moderadores de la misma, tenemos aún mucho trabajo por delante. Elaboraremos la agenda de trabajo, prepararemos el escenario y la documentación necesaria y entregaremos a las personas que vayan a acudir la información adecuada de los temas a tratar. Éste es un aspecto clave que nos ayuda a economizar el tiempo dedicado a la reunión, así los asistentes tendrán una información previa y probablemente unas líneas de acción organizadas que facilitarán y mucho el trabajo en equipo.

Durante la reunión de trabajo es importantísimo que observemos el grupo y actuemos en consecuencia. Podemos preguntarnos, ¿Hay personas que siempre están en desacuerdo con lo que se decide en el grupo? ¿Hay personas que parecen que no están implicadas?

En un grupo se pueden dar diferentes tipos de interacción. Es un continuo que va desde el ideal de interacción cooperativa, en el que todos los miembros aportan ideas y entre todos construyen nuevas propuestas, hasta interacciones bélicas. En éstas las personas reunidas hablan sin entenderse, sin escucharse, la percepción de intereses es contrapuesta y las personas sienten que para hacer valer sus ideas deben menospreciar las de los demás.

El moderador debe dominar, por tanto, las técnicas de resolución de conflictos, técnicas que fomenten la participación cooperativa, ejercer un liderazgo adecuado y fijar normas de convivencia respetadas por todos.

Una vez se han tratado los temas de la agenda y se han llegado a soluciones consensuadas, la reunión se debe cerrar con la clarificación de las decisiones y con un seguimiento de los acuerdos y compromisos adquiridos por los asistentes. Las minutas de reunión nos pueden ser muy útiles a la hora de registrar, organizar y clarificar, los asistentes, contenidos y temas pendientes de la reunión.