Motivación

Moviendo a las personas con la motivación

Posted on Actualizado enn

La motivación son los estímulos que mueven a la persona a realizar determinadas acciones y persistir en ellas para su culminación.

Podemos decir que es la voluntad en alcanzar un objetivo.

Por tanto, si deseamos estar motivados primero tenemos que visualizar y sentir lo que nos motiva y por qué nos motiva, si lo vemos y sentimos con el corazón, nos será más fácil alcanzar aquellos que nos propongamos.

En el trabajo, a veces, cuesta alcanzar la motivación que desearíamos tener. A veces, por nuestros jefes, otras veces por nuestros compañeros de trabajo y, otras veces, por nosotros mismos.

Sabiendo que todos los días tenemos que acudir a trabajar, ¿Por qué no plantearnos auto-motivarnos y transmitir motivación a los demás?

Si nos motivamos, seguramente aprovecharemos mejor nuestro tiempo y nos sentiremos mejor con nosotros mismos y con todos los que nos rodean.

Te recomendamos que te motives, que escribas tu objetivo y respondas por escrito a estas cuestiones:

¿Qué deseo lograr? ¿Lo tengo definido?

¿Por qué quiero alcanzarlo?

¿Te emocionas cuando imaginas que has alcanzado tu objetivo?

Analiza en qué punto estás y describe los pasos que tienes que dar para avanzar y alcanzar el objetivo. Define qué necesitas para alcanzarlo.

¿Soy realista en lo que me he propuesto? ¿Cuánto tiempo necesito para realizar cada acción que me lleve a conseguir el objetivo?

¿Qué personas me apoyan? ¿Necesito ayuda?

Establece tus objetivos en tu vida cotidiana para alcanzar la motivación necesaria cada día, planifícate para alcanzarlos y dótate de los conocimientos adecuados para lograr los resultados esperados.

A continuación hemos seleccionado algunas ideas para mejorar la motivación personal y del equipo de trabajo:

Comparte tus proyectos e intenciones. De este modo, no sólo te implicas tú, sino que también implica al resto del equipo y resulta más difícil abandonar el proyecto.

Aprende a reconocer las propuestas y pensamientos positivos y cuáles negativos. Fomenta tu pensamiento positivo y constructivo, de ese modo transmitirás positividad a los demás, lo que revertirá no sólo en los proyectos del equipo, sino también en tí.

Los buenos resultados llegan cuando se hace un buen trabajo, se realiza con dedicación y paciencia y se comparten los errores y los éxitos. Trabaja en equipo, a veces trabajar en solitario puede desmotivar, pero cuando compartimos nuestros objetivos con alguien aumentamos la motivación de alcanzar nuestro propósito.

Y, por supuesto, plantéate que si otros consiguen sus objetivos ¿por que tú no?

Ya sólo queda ponerse a TRABAJAR.  ¡MANOS A LA OBRA! ¡ÁNIMO!

Anuncios

Deshojando la margarita del talento

Posted on Actualizado enn

Por Alberto Blázquez Manzano (@Dr_Blazquez). Doctor en Ciencias del Deporte. Máster en PRL. Profesor asociado de la Universidad Internacional de La Rioja. Ponente en diversas acciones formativas sobre marketing, rrhh o management. Autor de diversos artículos científicos y divulgativos. Coordinador/autor de publicaciones entre otras: “Emociones Laborales”, “Marketing deportivo en 13 historias” o “Aprendizaje cooperativo a través de las TICs”. Coordinador Regional del Programa de Dinamización Deportiva en Junta Extremadura.

Contacto: albertoblazqu50@gmail.com 

Blog: http://albertoblazquezmanzano.blogspot.com.es 

Alberto BlazquezCuando éramos pequeños, una de las tareas escolares habituales era relacionar. A la izquierda  los dibujos, a la derecha, sus nombres. Utilizando este mismo símil, a veces nos cuesta entender qué palabras clave conforman esa gran margarita que es la gestión de las personas dentro de una organización. Vamos a intentar avanzar algunas palabras clave que nos ayuden.

En la actualidad, el talento puede considerarse el valor diferencial por excelencia y de competitividad en las empresas.  Podría definirse como la combinación entre un desempeño profesional exitoso y la probabilidad de que éste se siga repitiéndose en el futuro. Se trataría por tanto de un pronóstico a medio o largo plazo más cercano al concepto de sostenibilidad. La gestión de este valor, se relaciona, como esa tarea de niños que mencionábamos con la capacidad para atraer, desarrollar y retenerlo. Lo ideal sería que cada  organización convenciese a los profesionales para invertir su capital intelectual en ella formando parte del desarrollo de la misma y asumiendo sus retos y metas.

Sin embargo, a veces confundimos  las capacidades y los recursos de una  organización. Los recursos hacen referencia a los elementos de carácter individual que posee la entidad (personas, elementos físicos, flujo financiero, marcas comerciales…), mientras que las capacidades son habilidades de carácter colectivo que pertenecen a la organización y que se utilizan para llevar a cabo acciones concretas; para lo cual es preciso integrar los recursos organizativos. El análisis de los recursos y capacidades ofrece la capacidad competitiva interna, situando en un segundo plano al entorno, como un elemento dinámico y difícilmente previsible.

En este sentido, los recursos intangibles de una organización tales como: motivación, percepción de la calidad, lógica dominante organizacional, know-how de los empleados, etc.; son considerados los factores que generan una ventaja competitiva más sostenible. Sin embargo, estas fuentes de ventaja competitiva que se han dado en llamar variables “soft”, son difíciles de medir y gestionar debido a su intangibilidad y carácter dinámico. De ahí que generalmente sean cuantificados a través del análisis de contenidos, entrevistas, encuestas y/u otras herramientas de análisis grupal.

Cualquier política de modernización de una organización pasa por inculcar una nueva manera de gestionar los recursos humanos basada en la motivación y el aumento de la productividad de los trabajadores prestando especial atención a las actitudes y a la comunicación interna. Por tanto toda mejora en la gestión de los recursos humanos requiere: querer (motivación y educación de actitudes), poder (implantar procesos de formación que cualifiquen técnicamente) y saber (desarrollar sistemas de información).

Autores como Kotler (1997) señalan que para que una empresa se diferencie competitivamente en base a los recursos humanos requiere fomentar seis características de los empleados: competencia (poseer la capacidad y conocimientos requeridos), cortesía (amabilidad, ser respetuoso, etc.), credibilidad (poder confiar en ellos), confianza (desarrollar el servicio con precisión), responsabilidad (responder con rapidez a las preguntas y problemas de los clientes) y comunicación (esforzarse por comprender a los clientes y comunicarse con ellos con claridad).

Uno de los elementos clave para generar ventaja competitiva es la alineación del pensamiento  de los empleados con la organización para lo cual, es necesario que estén motivados. Es indudable que la voluntad y la motivación de los trabajadores se encuentran influenciadas por el ambiente, el reconocimiento y diversas condiciones que afectan a la carrera profesional. Así, cuando una persona entra a formar parte de una organización, firmaría dos tipos de contrato: uno jurídico y otro psicológico.

Se debe distinguir entre los conceptos satisfacción y motivación. Mientras que el primero se podría considerar el cumplimiento de un deseo u objetivo, el segundo impulsa a la persona a cubrir ese mismo deseo u objetivo. No podemos olvidar que el motor del movimiento en las personas es la necesidad. En el ámbito laboral, la motivación sería aquella energía interna que activa la conducta e impulsa a los individuos a trabajar con la finalidad de alcanzar una meta, implicando un compromiso con su trabajo, con la organización y con los objetivos de la misma.

Por ello, si queremos terminar nuestra tarea escolar de unir cada hoja de la margarita del talento con las personas que rodean a la organización, utilicemos estas palabras y busquemos algunas más para establecer los vínculos entre las partes.

Referencias bibliográficas

-Kotler, Ph. (1997). Marketing management: analysis, planning and control. USA: 9th edition. Editorial Prentice- Hall International.